Si estás abrumado, ¡despierta! Respira.

ABRE LOS OJOS Y MIRA