ENTRE DOS LUGARES

Los pies en la tierra.
La mente en las nubes.
Mi corazón levita como los barcos encima del mar.
Se arriesga en la aventura.

Imita al pescador
que afronta el horizonte.
Minúsculas gotas de olas
salpican siguiendo rumbo.

Donde la marea llegue.
Allí estará mi puerto.
Despertaré
cuando mi alma vuele libre.
Donde la pureza
dignifique corazones.
Aflorando estremecimiento.
Lo inimaginable
se convierta en certeza.

Así, translúcida,
que derroche inocencia.
A toda costa.
Asombrada sin límite.

 

entre_dos_lugares