NOBLE AMISTAD

Llámala estímulo.

Cuando te acobardas
y lloras en un rincón,
la vista se nubla.
Te puede la obsesión.

Persiste la duda.
Te tiembla el corazón.
Está ahí: su integridad.

Un brazo fuerte
en que apoyarte.
Sus pausadas palabras,
definen…
El mal momento
no es perpetuo.
Aconseja:
bate las alas de tu mente.
Burbujas ascendentes
conmueven al ser.

Te recargas de energía
con partículas de luz
que enarbolan
las ganas de fluir.
Su brisa fresca te repone.

Transforma las lágrimas
en fuentes de sonrisas.
Divergiendo
oscuras perspectivas
en colosales aventuras.

 

noble_amistad