NOSTALGIA

Déjame llenarme de dulzura y alegría.
Nutrirme con tu sonrisa para cuando no estés.
Cierro los ojos en el vuelo nocturno para no sufrir.
El mundo se detuvo en mi nostalgia.

Mi corazón ensombrecido por la pena
iguala a un bosque impenetrable, falto de luz.

Y cuando la fuerza me abandona
y siento que la vida se me escapa,
en la ventana, entre el amanecer,
vislumbro tu imagen.

Me rescatas como a un náufrago
de un lugar recóndito.

El destello se apodera de la sombra.
La garra de la vida me sujeta
obligándome a vivir,
quedando todo en mi recuerdo.

“No volverás”.
“Pero, te tengo”.
Tus besos tan ardientes como el fuego
permanecerán en mí.

nostalgia