PARA SIEMPRE

“Amaneces triste”
Lánguidos días
llenamos de recuerdos
de un pasado lejano.

“Perdido”
Sumergido en el tiempo.
Veo la lluvia mojándonos,
cogidos de la mano.

“Divertidos”
Pienso…
¡La juventud!
Mi amor,
“la vida se nos escapa
de las manos”
(fueron tus palabras).
“Es como una nube blanca
que, empujada por el viento,
del cielo desaparece”
(afirmaste).

“Mirándonos”
Nuestras miradas expresaban
la alegría contenida en los años.
Arranca mi voz el nombrarte.
“Mi vida, ni las flores
más hermosas osaban
resplandecer como tú”.

Dejándonos llevar
tengo que decirte…
“marchita como una rosa,
perdura tu bella esencia”.

Amor mío:
envejecer es un regalo
para seguir amándote.

 

Dedicado a mis padres: Antonio y María.

 

para_siempre